Los alimentos, una alternativa para reforzar tu sistema Inmunológico

Según consensos de expertos en el ámbito de la nutrición   a nivel mundial , es imprescindible saber escoger y seleccionar los alimentos adecuados para reforzar nuestra defensas y protegernos frente a los virus.  De hecho, la mayoría  coincide que aumentemos el consumo de proteínas magras, frutas, vegetales , cereales integrales, legumbres ,grasas saludables, alimentos probióticos  pero para que  sea efectivo, debe ir acompañado de la reducción (o incluso de la eliminación) de los productos que no solo no cuidan la salud, sino que además agreden  muchos sistemas fisiológicos  como por ejemplo  el cardiovascular. Estamos hablando de los llamados productos ultraprocesados, que son aquellos con exceso de azucares, grasas saturadas y exceso de sal.  En otras palabras no sirve de nada desayunar avena con frutas o rodajas de aguacate sobre una rebanada de pan integral (del bueno) si a lo largo del día  consumes  papas fritas, dulces y refrescos azucarados, por ejemplo.

Según evidencias científicas lo que realmente puede ayudar a prevenir esas enfermedades es seguir hábitos saludables. Entre esos hábitos se incluye seguir una alimentación equilibrada con alta presencia de vegetales, frutas, legumbres, cereales integrales y proteínas de alto valor biológico, vitamina  C, como el resto de las vitaminas, minerales como el Zinc, antioxidantes como los betacarotenos  y los  polifenoles ,grasas Omegas -3 y fibra (soluble) ,son elementos básicos en un plan alimentario para una buena  salud.  Pero eso no es suficiente pues también hay que reducir o eliminar el exceso de azúcares, grasas saturadas y alimentos ultraprocesados. Dejar a un lado los alimentos poco saludables es muy  importante ya que necesitamos bajar el total de la ingesta energética diaria y no lo contrario. Pero además, esa alimentación equilibrada debe ir acompañada de otros hábitos saludables como hidratación suficiente, descanso adecuado, control del estrés, peso saludable, actividad física regular y eliminación del alcohol, el tabaco y las drogas.

Con relación a la  nutrición esta juega un componente determinante en el desarrollo y mantenimiento de la respuesta inmune, en tal sentido el consumo de los alimentos que contienen las vitaminas hidrosolubles (vitamina B, ácido fólico, B12 y vitamina C) como las vitaminas liposolubles (A, D y E) desempeñan un papel importante para el sistema inmunitario.  Por ende el consumo de  las carnes   nos hace fuertes y que incluir proteína animal en una dieta balanceada juega un papel relevante en la respuesta inmunitaria de las personas. Es importante recordar que nuestros anticuerpos y las células de  organismo son producidas a partir de proteínas, y sin una adecuada ingestión de las mismas, nuestro sistema no vuelve mas propensos a enfermarnos.  Las proteínas son cadenas de aminoácidos,  un ejemplo es la carne de cerdo, la cual  es  considerada un alimento completo ya que contiene todos los aminoácidos esenciales, que son vitales para reforzar nuestro sistema inmunológico, así mismo  las vitaminas del complejo B que contienen potencializan la inmunidad de nuestro organismo, el zinc favorece la elaboración de los anticuerpos, los cuales combaten infecciones, y el hierro favorece la disminución de sustancias que dañan las células.

Artículos de referencia:

https://www.who.int/features/factfiles/nutrition/es/

https://www2.ulpgc.es/hege/almacen/download/6/6633/Alimentacion_y_sistema_inmunologico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *