La carne de cerdo está cada vez más presente en hogares colombianos

Actualmente la industria de alimentos se enfrenta a un entorno en donde los precios promedio al consumidor han aumentado, principalmente influenciados por situaciones macro económicas como la tasa de cambio y el precio del petróleo. Sin embargo, la industria mantiene crecimientos en ventas impulsados, en gran parte, por la continua innovación de fabricantes y productores, y por nuevas tendencias de consumo como por ejemplo la de productos que ofrecen beneficios saludables.

La carne fresca de cerdo, teniendo en cuenta recientes estudios de mercado contratados por la Asociación Colombiana de Porcicultores – FNP, presenta ritmos de crecimiento positivos en cuanto a las compras en volumen de los hogares colombianos.

Una mayor presencia del producto en hogares, como también una mayor frecuencia de compra de los mismos, ha impactado positivamente en el consumo y como resultado la carne de cerdo ha ganado participación en las compras totales de carnes frescas en el país.

Porcicultura colombiana comparte con sus lectores, un resumen de las principales tendencias de consumo en el país, como también los resultados principales del último estudio Homescan de Nielsen con el objetivo de explicar cómo los hogares en Colombia consumen cada vez más carne de cerdo.

La actividad económica colombiana en el año 2014 estuvo caracterizada por un crecimiento importante del PIB en comparación a otros países de la región (+4.6%). El desempleo, la inflación y la confianza de los consumidores presentaron resultados alentadores teniendo en cuenta también un crecimiento en la población de clase media. El consumo de viajes, electrodomésticos, vestuario e incluso el ahorro de los hogares se vio beneficiado. Sin embargo,
las ventas de productos de consumo masivo empacados no crecieron lo esperado, precisamente, por el crecimiento de otro tipo de rubros. En la necesidad entonces de incrementar las ventas en volumen, los fabricantes concentraron sus esfuerzos en mantener altos niveles promocionales, lo que permitió a los hogares ahorrar en sus compras en valor, pero no incrementar el volumen de las mismas.

La situación ha cambiado en el año 2015 teniendo en cuenta factores macro económicos externos como la devaluación del peso colombiano frente al dólar y la caída en los precios del petróleo, afectando la confianza de los consumidores colombianos y generando que diferentes organismos e instituciones corrijan a la baja las perspectivas de crecimiento del PIB. Ante este nuevo desafío, que incluso genera una presión al alza de los precios al consumidor,
los fabricantes y productores que han logrado mantener crecimientos en ventas tienen en común una estrategia de innovación con la cual generan un mayor valor al consumidor, quien está dispuesto a pagar más pero por productos que les representen beneficios adicionales. Casos de éxito se presentan en la industria de Snacks donde nuevos productos y tamaños han sido desarrollados, como también en la industria de alimentos donde productos de carnes frías han crecido a través de nuevos empaques pequeños y productos Premium. Casos que demuestran la importancia en las estrategias de innovación y de comunicación para seguir creciendo en un entorno de incertidumbre macro económica.

Por otra parte, el consumo de alimentos y bebidas con comunicación de beneficios saludables ha venido creciendo en el último año. Un estudio realizado por Nielsen en los principales países de Latinoamérica, muestra cómo la canasta de productos saludables ha crecido un 9 por ciento en el último año a 2014 y alcanzando compras de los hogares por más de seis mil 200 millones de dólares. En Colombia el crecimiento de la canasta saludable alcanza un 5% en el mismo periodo y categorías cómo aceites, leches y refrescos en polvo son las que más le aportan a dicho crecimiento.

En este contexto de consumo en Colombia donde los hogares se enfrentan a una volatilidad mayor en los precios y a una oferta más variada e innovadora de los fabricantes, el consumo de la carne fresca de Cerdo ha venido  incrementando. En mayo de 2015, aproximadamente, dos millones 303 mil 338 hogares compraron al menos una vez un producto de carne de cerdo, representando un incremento del 5.9% en la penetración de este tipo de carnes
frente a agosto de 2014. Así mismo, los hogares compradores de carne de cerdo han incrementado su frecuencia de compra a cada 8 días, mientras en agosto de 2013 era de cada 9 días.

El estudio que evalúa las compras de carnes frescas y frías de los hogares colombianos, se realizó en una muestra de 4 mil hogares de todos los estratos socioeconómicos en las 9 ciudades principales del país.

Consumo de carne de cerdo en los hogares colombianos

Para mayo de 2015, las compras totales en volumen de carne de cerdo crecieron un 12% en comparación a las realizadas en agosto de 2014. Si bien este crecimiento fue generalizado por nivel socioeconómico, los hogares de nivel medio de las 9 principales ciudades impulsaron principalmente dicho crecimiento. De esta manera, la  participación de la carne de cerdo en relación con las compras totales de carnes frescas ha venido en aumento hasta alcanzar un 14%.

De acuerdo con estos resultados, la carne de cerdo se posiciona como la carne que más creció en compras durante el último año (Gráfica 1).

Penetración en los hogares colombianos

La carne de cerdo sigue ganando presencia en los hogares colombianos, su penetración alcanzó por primera vez un nivel de 54%, tres puntos por encima de lo registrado en agosto de 2014. El nivel de penetración de la carne de cerdo en clase alta + media alta, como de clase media alcanzó un 55%, incrementando esta cifra en comparación con agosto 2014. Por otra parte, solo el 51% de los hogares de clase baja realizaron compras, manteniéndose el mismo nivel  frente a la medición en 2014.

Frecuencia de compra

Una de las principales razones del crecimiento en consumo de carne de cerdo es la mayor frecuencia de compra de los hogares. Hace algunos años, se compraba cada casi 10 días, mientras en la última medición el promedio de compra de carne de cerdo mejoró hasta cada 8 días. Esto soportado en gran parte por la campaña en medios  invitando a “Comer más carne de cerdo”, la cual ha venido fortaleciendo su efectividad gracias a los aprendizajes obtenidos de la herramienta de medición neurológica de Nielsen Neuro.

Carne de cerdo en las ciudades

Bogotá continúa siendo la ciudad donde se presenta la mayor oportunidad de crecimiento para el consumo de carne
de cerdo en el país. Mientras la ciudad representa un 26% del consumo total de cerdo entre las 9 principales ciudades, hace un 41% del total del consumo de carnes frescas y concentra un 42% del universo de cuatro millones 265 mil 440 hogares total.

Por otra parte, la carne de cerdo presenta una fortaleza en ciudades como Medellín y Cali. La importancia de Medellín para el consumo total de carne de cerdo alcanza hasta un 32% en mayo 2015, mientras la ciudad aporta un 15% del volumen total de carnes frescas. Cali, por su parte, ahora representa un 17% del volumen total de cerdo, consolidándose como la tercera ciudad en importancia para el consumo de este tipo de carne.

Conclusiones

El consumo de la carne de cerdo en los hogares de las 9 principales ciudades del país ha venido creciendo gracias a
un mayor número de hogares compradores e incluso a una mayor frecuencia de compra de los consumidores actuales. Así, la carne de cerdo ha ganado terreno frente a las demás carnes frescas y se consolida como una de las alternativas de consumo importante en los últimos años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *