La carne de cerdo,rica en proteínas,fortalece el sistema inmunitario

Lo que comes juega un papel primordial en tus defensas

Existe una expresión muy común por nuestros tiempos es el termino “bajada de defensas”, de uso recurrente en épocas como los cambios del clima o episodios puntuales de estrés, el cual se refiere a un conjunto de síntomas que todo el mundo ha experimentado con mayor o menor intensidad en alguna ocasión. “Cuando un persona expresa que sufre una bajada de las defensas, en general está indicando que se siente propenso de forma ocasional o recurrente a padecer enfermedades que afectan a su estado general con diversas expresiones clínicas, como cansancio intenso, infecciones de las vías respiratorias, alteraciones digestivas, cutáneas, neurológicas, etc.” (Gardey, 2014)
Cuando se produce una alteración aguda o crónica del sistema inmunológico, puede deberse a múltiples causas, desde infecciones víricas, bacterianas, parásitos, hongos y otros patógenos, que al infectar al individuo interaccionan con su sistema inmune y le provocan una inmunodepresión temporal, que podría ser reversible cuando desaparezcan las causas con el adecuado tratamiento, o superada por las defensas naturales.
Es aquí donde la nutrición juega un papel primordial al ser un componente importante y determinante de la respuesta inmune. Los datos epidemiológicos existentes relacionan la presencia de déficits nutricionales con desequilibrios inmunitarios e incremento del riesgo de infecciones. Los alimentos en general y particularmente los nutrientes ejercen un papel importante en el desarrollo y mantenimiento adecuado del sistema inmune.
Según expertos en nutrición el debilitamiento del sistema inmune puede deberse también, a niveles bajos de proteínas u otros defectos a nivel de aminoácidos, antioxidantes, etc., que una vez identificados deben ser corregidos con un plan alimentario adecuado, y prescrito con la ayuda de una especialista en nutrición.

En este sentido la carne de cerdo es un alimento con una gran densidad nutricional que ofrece múltiples beneficios nutricionales, con una amplia variedad de nutrientes de fácil asimilación por el organismo humano.
En una alimentación equilibrada se deben aportar los nutrientes necesarios para cubrir todos los requerimientos diarios, pero además debe ayudar en la prevención y tratamiento de enfermedades, principalmente las enfermedades metabólicas, obesidad, diabetes, dislipidemias o la enfermedad cardiovascular, así como también en el fortalecimiento del sistema inmune, lo cual ayuda a combatir infecciones causadas por microorganismos patógenos.
Entre las propiedades nutricionales de la carne de cerdo, cabe destacar su importante aporte de proteínas de alto valor biológico. También aporta minerales de interés como hierro de tipo hemo, potasio, fósforo, zinc y vitaminas del grupo B (B1, B3, B6 y B12), nutrientes implicados en diversas funciones imprescindibles del organismo como el mantenimiento del sistema sanguíneo, los huesos, el desarrollo cognitivo, el funcionamiento del corazón o del sistema inmunitario.
Estos son los nutrientes que aporta la carne de cerdo colombiana y que contribuyen al fortalecimiento de nuestro sistema inmune están:
PROTEÍNAS: Contribuyen a formar las células del sistema inmune tanto intestinales como a nivel sistémico, a la reposición de tejidos y al mantenimiento de la masa muscular.
GRASAS: Respecto a las grasas, conocemos cada ver mejor cómo los ácidos grasos, sobretodo los poliinsaturados, influyen sobre el sistema inmune y en procesos inflamatorios, mejorando la respuesta inmune y disminuyendo la inflamación de los tejidos.
ZINC: ejerce una multitud de efectos sobre numerosos tipos de células inmunitarias, y tiene un efecto directo sobre el número y la función de los linfocitos. Un déficit de zinc compromete la función inmune y los mecanismos de defensa del organismo. Suele acompañarse de anemia y de severa inmunodeficiencia.
HIERRO: El papel del hierro y sus funciones en el sistema inmune han sido objeto de diferentes revisiones. El hierro participa en diferentes reacciones de nuestro organismo como la transferencia de electrones, la regulación génica, la unión y el transporte de oxígeno y la regulación de la diferenciación y crecimiento celular. El déficit de hierro afecta a la correcta función del sistema inmune, principalmente deprimiendo determinados aspectos y funciones celulares.
VITAMINAS DEL COMPLEJO B: B1 o Tiamina, B3 o Niacina, B6 o Piridoxina y B12, representan un grupo esencial de nutrientes para el sistema inmunitario ya que realizan numerosas funciones que regulan la respuesta inmunitaria de nuestro organismo frente a posibles ataques externos (virus, bacterias, etc.).
Finalmente, podemos decir que la alimentación desempeña un papel fundamental en el buen funcionamiento del sistema inmune, considera que no hay “soluciones mágicas, pero sí ciertos principios generales para el mantenimiento de un sistema inmunológico sano”, que son fundamentalmente llevar un plan alimentario saludable y practicar ejercicio a diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *