Carne de cerdo con calidad

Por: Sandra Beatriz Fandiño.


Muchos de los consumidores desconocen la estrecha relación entre los términos calidad e inocuidad. Cuando se quiere comprar carne los primeros factores atrayentes para el comprador son el lugar, las promociones y naturalmente el precio; generalmente la “CALIDAD” entra por los ojos y muy seguramente la percepción de los atributos del producto en la estantería influenciarán finalmente la compra. Pero ¿están los colombianos consientes que la carne que compran tiene características que, si no se evalúan, pueden llegar a afectar su salud?

Una de estas características, imperceptible a simple vista es la INOCUIDAD, que determina si cualquier producto alimenticio, entre los que está la carne, está libre de contaminantes, asegurando de antemano que no causará daño a la persona que lo prepare o consuma. A esto se le conoce como calidad sanitaria de un alimento.

Vale la pena destacar que los atributos que determinan preferencia por parte del consumidor hacia determinado producto, son perceptibles inicialmente solo por los órganos de los sentidos y son conocidos como características organolépticas. Estas permiten evaluar al momento de la compra, color, textura, olor y durante la preparación, el sabor y la terneza. Se debe saber que hay otras variables como la facilidad de preparación, información sobre el valor nutritivo que definitivamente puede influenciar la decisión final de compra.

Es muy importante que las empresas transformadoras (plantas de beneficio, desposte, acondicionamiento y puntos de venta) comiencen a trabajar en estrategias que aseguren a los consumidores la confiabilidad de adquirir carne de cerdo inocua. La invitación a nuestros lectores que intervienen como parte activa en la cadena de valor, es comprar carne de cerdo en sitios autorizados en los que se cumpla con los requisitos sanitarios y exigencias de ley.

Con el acompañamiento de la Asociación Porkcolombia, los Programas “Carne Certificada” y “Expendio Certificado han venido tomando fuerza y uno de sus objetivos es dar reconocimiento a los empresarios que se esfuerzan día a día para darle valor agregado a su producto por medio de procesos de CALIDAD e INOCUIDAD. Por esta razón estas dos últimas palabras no pueden seguir siendo desconocidas para los consumidores de carne de cerdo, sino por el contrario esta cultura de cambio debe ser uno de los puntos de partida para promover su consumo e influenciar hábitos de compra saludables y clientes satisfechos que adquieran carne de cerdo colombiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *